Premio Emakunde para la asociación la Posada de los abrazos

La asociación la Posada de los abrazos recibió de manos del Lehendakari Iñigo Urkullu y la directora de Emakunde Izaskun Landaida el Premio Emakunde a la Igualdad 2013 por su respuesta, especialmente en momentos como los actuales, a las necesidades urgentes y a la situación concreta de mujeres diversas que enfrentan la precariedad y la violencia sexista.

La asociación La posada de los abrazos nace en el año 2003 tras comprobar que hay una gran carencia de habitaciones baratas para personas socialmente excluidas. Un contrato de alquiler de dos pisos en la calle San Francisco de Bilbao supone el inicio de la andadura de esta asociación que actualmente cuenta con dos pisos donde viven doce personas y que apoya y hace seguimiento directo de otras tantas personas fuera de los pisos. En diez años de existencia, han pasado por los pisos de la posada más de quinientas personas.

El Jurado ha destacado la candidatura de La Posada de los abrazos entre las 25 presentadas al premio por su incidencia política en las instituciones y en la sociedad en su conjunto a través del cuestionamiento crítico del modelo de organización socioeconómica establecido que no ha conseguido garantizar condiciones dignas y libres de violencia sexista para muchas mujeres.

Destaca su trabajo a favor de un modelo de convivencia incluyente y sin violencia, que se ha transformado en una pequeña pero poderosa alternativa de otra posible construcción social exenta de todo tipo de violencia y basada en la afectividad, en la gratuidad, en la colectividad, en la autogestión y el espíritu crítico.

El Jurado ha premiado a esta asociación por su respuesta, especialmente en momentos como los actuales, a las necesidades urgentes y a la situación concreta de mujeres diversas que enfrentan la precariedad y la violencia sexista, en las que además concurren especiales dificultades y a las que no llegan las instituciones de forma generalizada, así como por su trabajo en red con instituciones, entidades y asociaciones de mujeres en el proceso de apoyo a las mujeres que enfrentan violencia sexista. Ha destacado, asimismo, su enfoque de trabajo hacia el empoderamiento de las personas y, en especial, de las mujeres con las que trabajan y la búsqueda de espacios que dignifican y permiten crecer a las personas a través de sus relaciones con las y los demás.

Euskadi, bien común