Otoño 2010 - Nº 78

Estás en:
  1. Inicio
  2.  
  3. Revista
 
Sumario
Artículos
Cuatro empresas flexibilizan horarios para conciliar


El Departamento de Empleo y Asuntos Sociales del Gobierno Vasco ha puesto en marcha un programa piloto de flexibilización de horarios en cuatro empresas vascas para que las personas que trabajan en ellas puedan conciliar mejor la vida laboral, familiar y social. Esta iniciativa, que tiene la intención de implantarse en más empresas,  forma parte de una serie de medidas políticas que se contemplan en el decreto de calidad de vida en el trabajo y que se irán aplicando ante la necesidad de adaptarse a una realidad social cambiante, con nuevos modelos familiares y mayor presencia de las mujeres en el mercado laboral.
Las cuatro empresas que se han apuntado a este programa son Euskaltel, Bellota Herramientas, Lazpiur S.L. y Vadillo Asesores. Han sido seleccionadas porque son representativas de diferentes sectores y ofrecen una mayor casuística de metodologías. Así, se han reunido empresas industriales, de servicios y telecomunicaciones, grandes, medias y pequeñas, y de los tres territorios. Las cuatro empresas ya han demostrado su compromiso con el cambio laboral y con el cambio en las relaciones laborales. En el proyecto se ha contado con la colaboración de Euskalit (Fundación Vasca para la Excelencia).
El Departamento de Empleo y Asuntos Sociales ayudará y tutelará a estas empresas en el proceso de implantación del nuevo modelo horario flexible. De noviembre a febrero, se llevará a cabo la implantación de los nuevos horarios bajo su supervisión y en marzo de 2011 se procederá a la evaluación de los resultados.

La flexibilidad en los horarios aumenta la productividad


El departamento realizó un estudio sobre este asunto, presentado recientemente, que evidencia la relación directa y positiva entre un horario flexible y más cómodo para quienes trabajan y las tasas de productividad de las empresas. Una de las conclusiones de este estudio es que la adopción de la jornada continua o la flexibilización del horario de entrada y salida junto a un horario más comprimido mejora el clima laboral, aumenta la satisfacción de las personas trabajadoras, incrementa la productividad y mejora la atención a la clientela.
Según datos del Departamento, el 58% de las personas trabajadoras tiene una jornada partida, con una parada de dos horas para comer que provoca un retraso en la hora de salida y que el tiempo dedicado a la vida familiar o social se alargue hasta la medianoche, con la consiguiente reducción de horas de descanso y, por tanto, un menor rendimiento en el trabajo. En líneas generales, se entra a las 9 de la mañana y se sale a las 19: diez horas en el puesto de trabajo. En el Estado español, uno de los países que muestra mayores dificultades para la conciliación, se trabaja 232 horas al año más que en Europa, pero se produce la mitad. Los países europeos con jornadas medias más cortas (Holanda, Bélgica, Alemania) tienen mayor productividad por hora trabajada.
El Departamento trabaja también en la elaboración del decreto de calidad de vida en el trabajo, cuyas medidas favorecerán a las mujeres, que tienen mayor tasa de temporalidad, salarios más bajos (cobran hasta un 26,5 % menos que los hombres) y condiciones peores (el 83’6% de los contratos parciales en Euskadi pertenecen a mujeres), teniendo además en cuenta que compatibilizan el empleo con el cuidado de la familia. Se trata de un conjunto de medidas y políticas sociales que abarcan aspectos como la calidad en el empleo, la salud laboral tanto física como psíquica de las personas que trabajan, la citada conciliación entre trabajo, vida familiar y social, la satisfacción y bienestar en el trabajo, la participación en la gestión empresarial o la adaptación de los cambios culturales.
La norma incluirá medidas de prevención de los riesgos laborales, como el estrés, la violencia, la fatiga y los accidentes y enfermedades profesionales, y contemplará sistemas especiales de gestión de conflictos, ya sean internos o externos a la empresa, como los referidos al acoso o a la discriminación. Junto a todo ello, se favorecerá la integración de las personas inmigrantes en las empresas y la inserción laboral de las personas con discapacidad.
Los nueve programas de fomento del empleo desarrollados a lo largo de 2009 han tenido como beneficiarias a una mayoría de mujeres. Con un presupuesto de casi 19 millones y medio de euros (19.354.959), afectaron a 4.538 contratos de los que 2.744 fueron de mujeres, lo que supone el 60,47 % del total.

 

Euskadi, bien común