Verano 2012 - Nº 85

Estás en:
  1. Inicio
  2.  
  3. Revista
 
Sumario
Artículos

Queremos ser un referente del baloncesto femenino

Texto: Carmen Ruiz de Garibay

Fotos: Zuzenkipress

 

Araski: “Queremos ser un referente del baloncesto femenino”

 

En Araski, una Asociación de clubes de baloncesto femenino alavés, sus 90 integrantes se han propuesto aunar esfuerzos, centralizar las gestiones y optimizar recursos para formar a las jugadoras desde la base con el fin de que lleguen a jugar al máximo nivel. Van a poner en marcha una escuela de baloncesto femenino y tienen muchos más proyectos dentro de su plan “Tiempo de chicas”. Están empeñadas en convertirse en un referente de este deporte. Livia López Gutiérrez, su presidenta, explica cómo se las apañan para ganar espacio y reconocimiento, dentro y fuera de las canchas.

 

La necesidad unió a estas mujeres que estaban realizando el mismo esfuerzo de forma individual en los clubes deportivos y centros escolares de Gasteiz. Ahora, como asociación, mantienen cinco equipos como estructura propia: el Caja Vital Kutxa UPV en primera nacional; el UPV Álava en segunda nacional; un tercer equipo en Senior Territorial y otros dos en la categoría junior, uno en Liga Vasca y otro en Territorial, para chicas de entre 16 y 18 años. Además, completan la estructura con centros escolares convenidos y se proponen ampliar la fórmula con nuevos centros y otras localidades alavesas.

Livia López -a quien no le gusta la palabra “presidenta” y prefiere que la denominen “representante” o “portavoz”- fue jugadora y directiva del club Abaroa y conoce los puntos débiles y las fortalezas de este deporte cuando lo practican ellas. Ha constatado que muchas chicas que hacen deporte lo hacen por vínculos. “Hay chicas que juegan en un equipo con sus amigas de siempre y al llegar a los 17 años, con el paso a la universidad, o por un cambio de ciudad o de entorno, abandonan el deporte. Por eso es muy importante que desde edades más tempranas, a partir de los diez años, puedan participar en concentraciones, con chicas de otros equipos, para que no se les haga extraño salir del círculo de amistades. Nuestra filosofía es ayudar a formar a las jugadoras desde la base en sus propios equipos y a través de un contacto directo con el mayor número posible de clubes y colegios”.

Otro de los puntos en los que incide la asociación es en intentar cambiar las ideas preconcebidas: “Una chica que mete muchas horas en la cancha es una friki y ya se le pasará; mientras que un chico que hace lo mismo está considerado un modelo. Por fortuna, poco a poco se va rompiendo este estereotipo, aunque cuesta”. También han detectado que la incorporación de mujeres en el engranaje deportivo es sumamente positiva y necesaria: “El rendimiento deportivo y la marcha de los equipos mejora incluyendo una mujer en el cuerpo técnico”.

Una escuela de baloncesto para chicas

Según un estudio realizado por la Federación Alavesade Baloncesto, unas 250 niñas de  entre 9 y 14 años matriculadas en centros de enseñanza pública de Vitoria-Gasteiz, querrían practicar baloncesto en su centro escolar, pero no lo pueden hacer, porque no existe la actividad, porque no hay equipo de su categoría o porque no tienen recursos económicos para pagarla. Estos datos dan alas a Araski para poner en marcha la experiencia piloto de una Escuela de Baloncesto exclusivamente para chicas. El proyecto realizará su primera fase entre enero y junio de 2012.

“Nos proponemos ir creando una base, formar jugadoras y que se diviertan practicando el deporte que han elegido. El carácter de este proyecto es plenamente participativo, podrán apuntarse todas aquellas niñas que lo deseen y no pertenezcan a otras estructuras deportivas escolares. Nuestra idea es formar y educar de manera recreativa, pero implantando los conceptos necesarios para que tengan una base sólida en aptitudes y conocimientos que les permita, en el futuro, optar por una línea de rendimiento en caso de que lo deseen. Además cuidaremos mucho de qué manera se fomenta la competitividad porque sabemos que es un factor que, mal enfocado, perjudica el aprendizaje y la buena formación deportiva y personal.

La enseñanza en esta escuela va más allá del terreno deportivo: “Vamos a fomentar el desarrollo de valores básicos, tan importantes en la vida como el compañerismo, el respeto, la educación, la higiene, la obediencia, la disciplina, sociabilidad ...”

Las sesiones se realizarán dos veces por semana, con duraciones de una hora y se formarán grupos según edades, con un máximo de 15 participantes: de 9 a10 años y de11 a12. Se ofertará un grupo para cada franja de edad en diferentes Centros Cívicos de Gasteiz intentando cubrir varias zonas de la ciudad.

Para abrir boca, durante estas vacaciones navideñas, se organiza un Campus para 50-60 niñas en edades comprendidas entre los 10 y los 12 años, y otro en las vacaciones de verano.

Actualmente, el baloncesto se encuentra con problemas de falta de formación en personal técnico: “A menudo chicas y chicos muy jóvenes entrenan a las más pequeñas, sin tener conocimientos suficientes. En la Escuela lucharemos porque el personal sea cualificado -dos personas por cada grupo de 15 jugadoras- y para que, además, vayan formando a sus ayudantes”. También quieren contribuir a formar a futuras entrenadoras, por lo que han creado unas becas que cubren el 50% del coste de los cursos para quienes opten por sacarse el título de entrenadora de primero, segundo y tercer nivel.

Transmitir para existir

Para dar a conocer todos estos proyectos, la asociación ha reforzado el departamento de comunicación con tres socias que suministran información a los medios de comunicación, atienden las redes sociales, la página web, y se ocupan de la autopromoción. “Por mucho que hagamos, si no somos capaces de transmitirlo, es como si no existiéramos”.

En esa línea de promocionar y difundir la práctica del baloncesto femenino, organizarán jornadas de puertas abiertas en municipios alaveses con el fin de atraer a nuevas participantes. “Esta actividad está pensada para chicas de entre 10 y 14 años, que durante un día podrán experimentar en las instalaciones de su propio municipio, de forma lúdica y no competitiva, si es un deporte que les puede gustar. A cada participante se le entregará un “pasaporte” sobre el cual las jugadoras irán realizando marcas según vayan participando en cada una de las disciplinas. El objetivo será completar el pasaporte”.

Livia López y sus compañeras de asociación están cargadas de argumentos a la hora de solicitar ayudas y apoyos institucionales: “Pero no es fácil. Nosotras, que realizamos una labor social, que queremos ser un referente en el baloncesto femenino para que las chicas tengan dónde mirarse y sean visibles, que estamos llevando a la práctica los planes de igualdad, nos encontramos con que las instituciones nos contestan que o no tienen competencias o no tienen dinero, y esa es nuestra auténtica batalla. Estamos convencidas de que impulsar proyectos como éste es solo cuestión de voluntad”.

www.araski.com

 

 

MIEMBROS: 90

PARTICIPANTES EN ACTIVIDADES: 500

PARTIDOS OFICIALES: 108

EN PAIS VASCO, RIOJA Y NAVARRA: 45

EN VITORIA: 93

PERSONAS ESPECTADORAS POTENCIALES: 10.000

Euskadi, bien común