Verano 2012 - Nº 85

Estás en:
  1. Inicio
  2.  
  3. Revista
 
Sumario
Artículos

Nueve millones de niñas al año, obligadas a casarse en países de África y Asia

 

Diariamente, 25.000 niñas pobres de 16 países africanos y asiáticos -nueve millones al año- son obligadas a casarse con hombres adultos, y estos matrimonios prematuros, pactados por sus familias, acarrean consecuencias dramáticas para las vidas de estas menores. Así lo denuncia el informe titulado “Fuera del matrimonio, dentro de la escuela” realizado porla Fundación Gordon& Sarah Brown creada por el exprimer ministro británico Gordon Brown y su esposa.

El estudio responsabiliza a los matrimonios precoces de los altos niveles de mortalidad y morbilidad, sobre todo por el riesgo de los embarazos adolescentes, y cifra en 70.000 las adolescentes que mueren cada año a consecuencia de complicaciones en el embarazo o en el parto.

La educación como salvavidas

Aparte de las medidas legales que se puedan aplicar, el informe apuesta por la educación como el remedio contra estos matrimonios infantiles. Las niñas que no completan la educación primaria son más vulnerables a las presiones familiares y económicas que conducen a un matrimonio precoz. En países como Bangladesh o Chad, el acceso a la educación secundaria retrasa las bodas entre dos y tres años, lo que ofrece a las jóvenes más oportunidades y un mayor ascendiente dentro del matrimonio.

Según puede verse en el gráfico, en todos los países la edad media del matrimonio se eleva proporcionalmente con respecto a los niveles educativos. En los casos en los que aparece reflejado el indicador de educación secundaria, las niñas llegan al matrimonio casi tres años después que sus compañeras menos educadas.

 

“Mantener a las niñas en la escuela”, asegura el estudio “salva vidas”, ya que retrasa la edad en la que las menores quedan embarazadas por primera vez. Si se consiguiese reducir a la mitad el número de embarazos de menores de 20 años, se podrían evitar 166.000 muertes anuales de madres y bebés.

Para prolongar los años en la escuela y retrasar el matrimonio, es fundamental reducir los pagos informales que las familias deben realizar a los centros escolares, construir aulas en los entornos más cercanos a las alumnas o evitar el abandono escolar apoyando a las comunidades con políticas de protección social. Estas medidas forman parte de los primeros programas contra los matrimonios precoces que se han aplicado con éxito en países como India, Kenia o Nigeria, junto con reformas legislativas que retrasan la edad legal para casarse. En Bangladesh, por ejemplo, los incentivos económicos para la permanencia escolar permiten retener en el sistema a 2,3 millones de niñas. Las alumnas deben permanecer solteras, asistir a un 75% de las clases y aprobar los exámenes correspondientes. La medida ha permitido alcanzar en 15 años la igualdad de género en la educación, así como reducir el número de matrimonios precoces.

Brown pide en su informe la convocatoria de una cumbre internacional, liderada por las regiones afectadas, que permita sacar el problema de la sombra y generar los recursos para atajarlo. La cumbre podría dar lugar a “estrategias nacionales para la eliminación de los matrimonios precoces” que aglutinen las medidas en los ámbitos educativo, legal y cultural.

 

Informe completo en inglés:

http://www.educationpanel.org/brownchildmarriage/Gordon%20Brown%20Child%20Marriage%20Report.pdf

 

Euskadi, bien común