Verano 2012 - Nº 85

Estás en:
  1. Inicio
  2.  
  3. Revista
 
Sumario
Artículos

Fecha de publicación: 10/07/2012

Informe del EUSTAT

Sólo uno de cada siete hombres dedica el mismo tiempo que las mujeres al cuidado de sus hijos e hijas

La mitad de las mujeres ocupadas, que tienen hijas o hijos menores de 15 años, –el 48,8%–, además de su dedicación al trabajo remunerado, destinan también 5 horas o más al día al cuidado de sus hijos e hijas, según la Encuesta sobre la Conciliación de la Vida Laboral, Familiar y Personal realizada por Eustat. A su vez, casi la mitad de los hombres ocupados –el 49%– colabora con 2 o menos horas atendiendo al cuidado de sus hijos e hijas. No obstante, uno de cada siete –el 13,5%– iguala a las mujeres en dedicación. En conjunto, mientras que los hombres emplean 2,8 horas diarias al cuidado de los menores, las mujeres destinan 4,7.

El reparto de tareas domésticas por sexo entre los ocupados y ocupadas de la C.A. de Euskadi resulta aún más desigual: nueve de cada diez hombres –el 90,8%– dedica 2 o menos horas, mientras que un tercio de mujeres –el 32,2%– emplean 3 o más.

La desigualdad de cargas asumidas tiene su coste en el grado de satisfacción con el tiempo que se dispone para la vida personal, el ocio o la formación, ya que algo más de una de cada cinco mujeres –el 22,2%– se declaran insatisfechas, frente a menos de uno de cada seis varones –el 17,9%–. Esta baja satisfacción se concentra en las edades en que se está formando la familia, de los 35 a 44 años, disminuyendo después de esa edad.

Este desigual reparto de funciones también motiva que un porcentaje significativo de mujeres ocupadas, más de una de cada seis, estén muy insatisfechas con la colaboración que ofrece su cónyuge o pareja en la realización de tareas domésticas. Una inmensa mayoría de los hombres ocupados –el 81,2%–, por el contrario, están muy satisfechos con la realización del trabajo de casa realizado por su pareja.

Sin embargo, es de destacar que las mujeres trabajadoras expresan una sensible mayor satisfacción con el cuidado de su descendencia –un 55,2% apunta que alta– e incluso con las tareas del hogar –el 49,3% declara también una alta satisfacción– que los varones ocupados, que en el primer caso baja a un 43,2% y al 45,9% en el segundo.

Más de un cuarto de las personas ocupadas de la C.A. de Euskadi –el 26,7%– afirma tener muchas dificultades para compaginar trabajo con el cuidado de menores y con actividades personales. Este alto grado de dificultad se reproduce en un 25,6% de las personas ocupadas cuando se trata de atender a familiares dependientes. A su vez, al 23,3% de las personas trabajadoras el tiempo que dedican al trabajo remunerado también le dificulta altamente la realización de gestiones burocráticas y hasta casi uno de cada cinco –el 19,2%– declaran que sólo con mucha dificultad pueden realizar tareas domésticas.

Personal empleador y autónomos presentan niveles sensiblemente mayores de impedimentos que el resto del personal ocupado para compaginar vida laboral y familiar. Así, un 28,9% de los primeros y un 36,3% de los segundos confiesan muchas dificultades para atender a hijos e hijas menores y alrededor de un tercio también tienen muy difícil dedicar tiempo a actividades meramente personales o a colaborar en las tareas domésticas.

Globalmente el grado de dificultad que la población ocupada de la C.A. de Euskadi tiene para compaginar trabajo remunerado y vida personal y familiar alcanza los 3,8 puntos, sobre un máximo de 10, donde 10 indicaría la imposibilidad total para la conciliación. Bizkaia se sitúa en la media, Álava presenta el menor grado de dificultad con 2,9 puntos, mientras que Gipuzkoa presenta el más elevado, con una puntuación de 4,2.

En los hogares en los que ambos miembros de la pareja trabajan o en los monopaternales, cuando el cuidado de los menores queda fuera de la jornada laboral del padre o la madre, en el 77% de las ocasiones son ambos los que se encargan principalmente de este cuidado, sin embargo, sólo en el 1,6% de estos casos se ocupa el padre del cuidado, mientras que asciende al 11,1% de las ocasiones en las que los cuidados recaen sobre la madre.

En estos mismos hogares y en relación con el cuidado de los hijos e hijas menores durante la jornada laboral y fuera del horario escolar, en el 52% de los casos son familiares o personas sin remuneración quienes se encargan principalmente del cuidado de los menores, en el 22,4% son ambos miembros de la pareja quienes se dedican al cuidado de los hijos e hijas y en el 14,4% de las ocasiones el cuidado recae sobre otras personas con remuneración.

Tablas estadísticas

Euskadi, bien común