Entrevista a Ana Gallego González, responsable de RRHH en la empresa Ingeteam Power Technology de Zamudio

“Cada vez son más los hombres que se acogen a jornadas especiales, reducciones de jornada o teletrabajo”

?

Desde hace ya varios años Ingeteam ha realizado distintos cursos de formación en igualdad, realizados en colaboración con el Programa Gizonduz de Emakunde ¿Qué lleva a una empresa como Ingeteam a realizar estos cursos?

Estos cursos tienen su origen en los 2 planes de Igualdad que Ingeteam ha elaborado en los últimos años. En los mismos se ha detectado que un aspecto clave para lograr avanzar en nuestro compromiso por la igualdad es la sensibilización de la plantilla en estos temas, poco trabajados en el mundo de la empresa.

¿Qué valoración te merece el programa?

Los cursos de Gizonduz son para Ingeteam una buena oportunidad para hacer llegar la igualdad a nuestras personas desde una perspectiva dinámica, participativa y con una incorporación de la visión masculina muy necesaria.

¿Qué valoración haces de cursos como los de Gizonduz, que forman en materia de género pero que van dirigidos específicamente a los hombres?

Me resulta muy interesante que existan cursos con esta visión, ya que equivocadamente se tiende a pensar que la igualdad es un tema exclusivamente de mujeres. Mujeres y hombre estamos en el mismo proyecto de redefinir los roles de género tradicionales que ya no funcionan en la sociedad actual

¿Qué interés puede tener este hecho en una empresa como Ingeteam?

En Ingeteam es especialmente interesante el hecho de que los cursos estén dirigidos a hombres ya que, al tratarse de una empresa de un sector tradicionalmente masculino, el 75% de la plantilla está formada por hombres.

Desde hace ya algún tiempo Ingeteam es una “Empresa Familiarmente Responsable” ¿Por qué se embarca una empresa en este viaje?

Desde que se fundó la empresa ha estado muy concienciada con la flexibilidad como uno de los valores fundamentales y ha contado siempre con medidas en este sentido. De modo, que la conciliación se lleva en el ADN de Ingeteam. Por otro lado, veíamos que cada vez más personas demandaban atención a sus necesidades particulares y la empresa quería ser capaz de dar respuesta a las mismas, siempre dentro de un marco de flexibilidad bidireccional, que es en lo que creemos.

¿Qué pasos se han dado para lograrlo?

Dentro del primer plan de Igualdad elaborado en el 2009 ya se detectó que una de las áreas de trabajo claves dentro de la igualdad era la conciliación. De modo que en base a ello elaboramos una normativa específica sobre el tema en la que se recogía un catálogo de medidas a fin de facilitar la misma. Más adelante consideramos que sería interesante certificarnos en el EFR a fin de dotar a la empresa de un sistema de gestión de la conciliación que nos permitiera trabajar este tema de una manera más global e integrada en nuestro sistema de gestión y no como algo separado del mismo.

De las medidas puestas en marcha por la empresa para favorecer y facilitar la conciliación entre la vida personal, familiar y profesional ¿Cuáles destacarías?

Hay varias que han tenido buena acogida: la bolsa de horas que la empresa adelanta para padres de niños menores de 3 años o cuidadores de personas dependientes, el teletrabajo o la mayor flexibilidad horaria.

¿Cuál ha sido el resultado?

En mi opinión se ha conseguido que las personas sientan que pueden contar con la empresa cuando la necesitan y eso les lleva a comprometerse e implicarse más con la misma.

¿Se implican también los hombres?

Absolutamente,

Desde tu experiencia como responsable de RRHH, ¿Qué retos tiene la igualdad de mujeres y hombres en lo que a la selección de recursos humanos se refiere?

En un sector como el nuestro, en el que la mayor parte de las titulaciones que buscamos son ingenierías electrónicas, eléctricas, grados superiores técnicos etc. la principal dificultad está en encontrar mujeres candidatas. Haberlas las hay, pero siguen siendo la minoría.

¿Siguen estando discriminadas las mujeres?

Yo, desde mi puesto, no percibo que haya discriminación a la hora de contratar; en Ingeteam se busca el perfil que mejor encaje independientemente del sexo.

¿Siguen siendo las direcciones de empresa “cosa de hombres”?

Este es el punto pendiente en el camino hacia la igualdad…Aunque hay alguna mujer en puestos de dirección, la alta dirección sigue siendo mayoritariamente masculina. Cuesta romper con el famoso techo de cristal.

¿Qué aportaría la igualdad al ámbito empresarial?

La igualdad aportaría una visión mucho más plural y rica, aprovechando las diferentes potencialidades de todas las personas. Por otro lado, en la medida en que la empresa es capaz de ser un reflejo de la sociedad actual es también más capaz de dar respuesta las necesidades de la misma desde el punto de vista empresarial. Las mujeres de hoy en día opinamos, decidimos, invertimos, compramos…y la empresa que no tiene eso en cuenta puede perder competitividad

¿Qué ventajas tendría una empresa más igualitaria?

Además de la clara ventaja competitiva, una empresa igualitaria es una empresa que genera un mayor compromiso en las personas que allí trabajan ya que las mismas se identifican y se sienten orgullosas de su empresa. Por otro lado, una empresa igualitaria atrae el talento, la gente quiere trabajar allí y las personas con talento son las que hacen que una empresa sea exitosa.

Qué consideras más factible en el ámbito empresarial, que una mujer se empodere o que un hombre dé un paso atrás…

Si las mujeres nos empoderáramos y los hombres vieran de lo que somos capaces, muchos darían un paso atrás…Confío en que hay quienes son capaces de reconocer la competencia independientemente de que tenga un nombre femenino o masculino. Aunque también hay que reconocer que el miedo es un factor en contra y más de uno se puede sentir amenazado.

En lo que a tener posiciones más favorables a la igualdad de mujeres y hombres se refiere ¿Estás notando algún cambio significativo en las nuevas generaciones?

En términos generales diría que sí. Los padres actuales se implican en la crianza y educación de sus hijos, las mujeres son profesionales que trabajan fuera de casa, los roles han cambiado…y eso los hijos lo viven con naturalidad.

¿Están más concienciadas las mujeres?

Sin duda.

¿Y los hombres?

Los actuales poco a poco van cambiando y estoy segura de que la nueva generación va a ser una generación de hombres nuevos.

Respecto al futuro ¿Optimista? ¿Pesimista?

Siempre optimista. Confío en que la igualdad va dando pasos firmes y que la sociedad que va a resultar de este proceso de cambio va a ser una sociedad nueva y sobre todo más feliz.

Euskadi, bien común