Entrevista: Mikel Otxotorena Fernández

“Es importante buscar el papel activo de los hombres en la erradicación del acoso sexual en el trabajo mediante su responsabilidad, implicación y compromiso.”

?

Mikel Otxotorena Fernández. Sociólogo, es cofundador de la Asociación para la igualdad On:Giz Elkartea y de la red de hombres del País Vasco por la igualdad: Gizon Sarea. También trabaja como consultor para otras organizaciones, ONGDs y organismos internacionales. Formador del programa Gizonduz.

 

1.- Mikel, a nivel internacional has tomado parte activa en un proyecto, la elaboración de la “Guía para la intervención con hombres sobre el acoso sexual en el trabajo y la masculinidad sexista”. Una publicación de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) que pretende incidir en la construcción de la masculinidad con los hombres cómo vía para prevenir el acoso sexual en el trabajo. Cuéntanos cómo surge esta iniciativa, cuáles son sus objetivos?

Desde la OIT, mediante su oficina regional para Centroamérica y el Caribe, se viene abordando la temática del acoso sexual laboral dese hace años. Pero sobre todo abordando las consecuencias que este tipo de acoso genera mayoritariamente en las mujeres. Al observar que quien ejerce este tipo de violencia sobre todo son los hombres, se ideó una investigación a nivel regional (Centroamérica y El Caribe) para observar qué opinaban los hombres sobre esta temática tan extendida.

Básicamente, el objetivo del estudio era: conocer qué piensan y entienden los hombres por acoso sexual en el trabajo, con la finalidad de elaborar y poner en práctica herramientas dirigidas a los hombres para incidir y prevenir esta problemática. El trabajo de campo se realizó entre diciembre 2011 y mayo 2012 en: Costa Rica, El Salvador, Honduras, Guatemala, Nicaragua, Panamá y República Dominicana.

Desde la OIT se me pidió realizar un resumen ejecutivo de dicha investigación y diseñar la guía de intervención con los hombres. El tener los datos obtenidos, gracias a esta investigación sobre la percepción de los hombres sobre el acoso sexual en el trabajo, permitió diseñar la guía adecuándolo a la percepción que los propios hombres tenían sobre este tema. Hasta la fecha, la intervención con los hombres en la prevención del acoso sexual en el trabajo ha sido más bien escasa o nula. Con lo cual, casi todo el camino está por recorrer. Teniendo este contexto en cuenta, el objetivo general de esta guía de intervención con hombres es, acercarse a la compleja problemática del acoso sexual en el trabajo mediante el trabajo sobre las masculinidades, y sobre todo sobre la masculinidad hegemónica patriarcal.

Los 3 objetivos que se plantearon para la guía fueron: en primer lugar, formar y dotar de herramientas a diferentes grupos de hombres, por sectores, para que a su vez se conviertan en formadores de otros grupos de hombres sobre el acoso sexual en el trabajo y sobre la vinculación que tiene con la construcción de la masculinidad. El segundo objetivo era, empezar a desgranar esta compleja forma de discriminación desde los hombres, ya que una determinada forma de entender y ejercer la masculinidad se encuentra en la base de este tipo de violencia sexista. Y por último, el tercer objetivo era, buscar el papel activo de los hombres en la erradicación del acoso sexual en el trabajo mediante su responsabilidad, implicación y compromiso. Los hombres han de ser agentes de cambio para erradicar este tipo de discriminación.

 

2.- A quién va dirigida la guía? Tenéis experiencias prácticas de aplicación concreta?

Esta guía va dirigida a hombres trabajadores en general. Los hombres son quienes mayoritariamente ejercen el acoso sexual en el trabajo y las mujeres quienes lo sufren. De ahí, que esta guía esté dirigida a hombres. Se incide desde la responsabilidad que concierne a los hombres en este tema. Responsabilidad que como hombre se tiene para no ejercer este tipo de violencia, o para no ser cómplice con aquellas personas que la ejercen. Responsabilidad, para que este tipo de discriminación desaparezca de los ámbitos de trabajo. Responsabilidad al fin y al cabo para construir un ambiente y unas relaciones laborales decentes entre mujeres y hombres.

Pero se quiso comenzar (por ello es una guía abierta) por dos sectores concretos, como son: el sector sindical y el sector público. También se diseñó, más adelante, un módulo de trabajo específico para las maquilas. Pero a fecha de hoy sigue sin estar editado este módulo específico.

En cuanto a la aplicación, parece ser, que se ha comenzado a utilizar la guía (a raíz de las formaciones que realizamos el 2014), en algunos sindicatos, y en algunas administraciones públicas de algunos de los países centroamericanos como Costa Rica, Guatemala y El Salvador. Es la propia OIT quien está realizando un seguimiento y apoyo a estas aplicaciones. Quizás el país donde más se está aplicando sea Costa Rica. Todo parece indicar, que la guía está sirviendo como herramienta para empezar a abordar esta compleja violencia.

 

3.- Tú trabajo en esta guía te ha permitido conocer la realidad de países centroamericanos. Si tuvieras que compararla con nuestra realidad más cercana, cómo la valoras? Tiene rasgos similares a la situación nuestra, más cercana?

Es importante comentar que una vez estuvo el diseño de la guía, se realizó una validación de la misma en El Salvador (con varios sindicatos y hombres trabajadores de diferentes administraciones públicas). De esta manera se pudieron realizar algunos cambios, y se perfeccionó la herramienta.

El 2014, estuve impartiendo varias formaciones sobre la guía en El Salvador, Guatemala, Honduras y Costa Rica. En este caso algunos grupos estaban compuestos por hombres sindicalistas de diferentes confederaciones y otros grupos los conformaban trabajadores de múltiples administraciones públicas. Se aprovechó también para validar el módulo específico que se diseñó para intervenir con los hombres que trabajan en las maquilas.

La situación en muchos de los países en relación a este tema sigue siendo dura. Se podría decir que esta dureza es más visible, palpable en comparación a nuestra sociedad. Incluso que las situaciones de acoso sexual laboral son más violentas. Pero ello debe enmarcarse (entre otras muchas cuestiones) en que las condiciones laborales en algunos de estos países son más vulnerables para las trabajadoras y trabajadores, con lo cual este tipo de violencia tiene más “facilidades” para que se manifieste.

Existen también cuestiones relacionadas con contextos sociales, políticos, culturales, etc. que hacen diferenciarse a la nuestra. Pero lo que se esconde bajo las situaciones de acoso sexual laboral vinculado a la masculinidad hegemónica, nos demuestra que somos más similares de lo que a primera vista parece. Es decir que la estructura o estructuras en las cuales se sustenta el acoso sexual en el trabajo son iguales allí y aquí. Como por ejemplo la misoginia. En todas las realidades que analicemos para trabajar sobre el acoso sexual laboral, la misoginia es un factor clave y común por desgracia. Lo que varían son aquellas cuestiones más superficiales (pero no por ello menos importante) relacionadas con la cultura, las religiones, lo social, lo político, lo jurídico, etc.

 

4.- Se trasladará la experiencia a Euskadi, al Estado español?

Es un diseño pensado sobre todo para trabajar en Centroamérica y El Caribe, pero al ser un acercamiento al tema, donde se abordan cuestiones básicas sobre género, masculinidades, acoso sexual laboral, etc., se puede trasladar su aplicación a Euskadi y al Estado español. De hecho, mediante el ayuntamiento de Laudio-Llodio, se organizó una formación para sindicalistas de la comarca. En esta formación además de trabajar sobre el acoso sexual en el ámbito laboral, se explicó la propia guía.

Es una guía de fácil manejo, y quien tenga conocimientos sobre igualdad entre mujeres y hombres, puede manejarla. Lo ideal sería tener alguna capacitación sobre el manejo de la guía, pero como he comentado, no es un requisito imprescindible. Está diseñada de manera sencilla, manejable y de fácil comprensión. Se plantean un mínimo de 20 horas de trabajo en diferentes sesiones de trabajo y que se pueden adecuar a las necesidades de cada grupo. Pero dependiendo del tiempo disponible se puede alargar todo lo que se quiera en cada una de las sesiones y temas planteados.

 

5.- Además de esa faceta, formas parte de la Asociación On:Giz. Cuéntanos: Qué es On:Giz y sobre todo en qué momento os encontráis actualmente?

On:Giz Elkartea es una asociación que trabaja a favor de la igualdad entre mujeres y hombres. Pero que realiza especial incidencia en todas aquellas cuestiones que tienen que ver con la construcción de las masculinidades. Para este trabajo realizamos formaciones, asesoramiento, dinamización de grupos de hombres, acciones de sensibilización y concienciación, etc.

Quienes componemos On:Giz, venimos de diferentes disciplinas como: la sociología, la antropología, la psicología, etc. Tenemos también una larga trayectoria académica, profesional y militante en el ámbito de la igualdad. Las fuentes teóricas desde las cuales nos hemos formado, nos nutrimos y utilizamos en nuestro día a día vienen de las diferentes corrientes feministas, de las teorías LGTBQI+ y de los estudios sobre las masculinidades sobre todo.

Desde sus inicios, el trabajo ha sido y sigue siendo intenso. No debemos olvidar que el trabajo sobre las masculinidades no lleva tanto tiempo y queda mucho por hacer. Además, la necesidad de seguir involucrando a los hombres en la construcción de sociedades igualitarias y equitativas, es cada vez mayor. Siempre eso si, con el objetivo de sumar al trabajo que las mujeres, gracias al movimiento feminista y otros movimientos, vienen realizando de manera continua desde hace mucho tiempo.

Existen algunos recelos, malentendidos, sobre el trabajo que se hace con los hombres a favor de la igualdad. Se tiende a homogeneizar el trabajo que se realiza con los hombres, cuando la realidad es que existe una gran diversidad en formas, contenidos, etc. a la hora de trabajar con los hombres o sobre las masculinidades. Ocurre algo parecido a lo que le pasa al feminismo. Es decir que se tiende a homogeneizar cuando todas y todos sabemos que el movimiento feminista es muy diverso y que se debería hablar de feminismos, en plural.

 

6.- Gizonsarea, es la Red de Hombres por la Igualdad: GizonSarea surgida allá por 2007. Cuál ha sido su evolución a lo largo de estos años. Cómo ves los movimientos de hombres por la igualdad?

Gizon Sarea nace desde la necesidad que vimos quienes estábamos trabajando con grupos hombres en Euskal Herria, de poner en contacto a los hombres que estaban involucrados a nivel grupal como individual en diferentes puntos de la geografía. Existía una especie de sensación de trabajar de manera aislada (bien fuera en los grupos o a nivel individual). Esta fue la principal razón de su creación. Además en aquellos momentos se vio la idoneidad de realizar unos trabajos en coordinación entre los hombres. Más allá de sus realidades más locales. Trabajos en un doble sentido. A nivel interno de la propia red por un lado, como por ejemplo el trabajo de ciertos temas mediante talleres, y a nivel social, hacia lo exterior por otro lado mediante campañas de sensibilización.

Desde sus comienzos, una de las dificultades de esta red ha sido, mantener un perfil activo. Han existido muchos altibajos, por múltiples cuestiones. En estos momentos, por ejemplo, Gizon Sarea, no se encuentra en su momento más fuerte, ya que apenas está teniendo actividad como red. Pero espero y deseo que vuelva a tener una situación más activa.

Por ello y por otras cuestiones, personalmente no me atrevería a decir que exista un movimiento de hombres por la igualdad en Euskal Herria. Esto supondría como mínimo, una mayor organización, coordinación y reflexión por parte de los hombres y de los grupos, de dónde nos ubicamos en este camino por la igualdad y de posibles estrategias a seguir como posible movimiento. Tarea por ejemplo que ha realizado y sigue realizando el movimiento feminista, pero que los hombres en Euskal Herria, como colectivo, apenas hemos realizado. Quizás podríamos decir que nos encontramos en un pre-movimiento donde se están gestando las bases para sumarnos como movimiento.

 

7.- Entre 2013 y 2014 habéis puesto en marcha una iniciativa: “Feminismoak eta gizonak bidegurutzean” cuyo objetivo era facilitar una primera toma de contacto entre distintos colectivos que trabajan a favor de la igualdad: feministas de colectivos e instituciones públicas y hombres por la igualdad también de colectivos e instituciones. Cuál es tu balance de los mismos? Dónde están ahora los retos?

En general el balance ha sido muy positivo. Además estuve muy involucrado en la organización y en el desarrollo de estos encuentros. Como los objetivos de estas jornadas fueron muy humildes, siendo uno de ellos el tener una fotografía de dónde nos encontramos los hombres que trabajamos y militamos en este ámbito con las mujeres involucradas mediante el movimiento feminista y de diferentes ámbitos. Creo que pudimos visualizar esa fotografía.

Fue un ejercicio que hasta ahora no se había hecho, y este vacío quizás fue generando algunos roces, malentendidos, etc. pero que algunos de ellos, se pudo ver que partían desde el desconocimiento mutuo y de no haber tenido espacios donde poder hablar y reflexionar sobre estos temas. El simple hecho de haber tenido este espacio fue ya en sí, un gran paso.

Dicho esto, salieron muchos retos de estos encuentros. Pero quizás destacaría la posibilidad que se vio de poder trabajar de manera conjunta en algunos temas concretos. En cuestiones como: la violencia sexista, las diferentes fobias LGTBQI+, o el tema de los cuidados.

Es decir que se comenzó a identificar en qué cuestiones sería positivo impulsar trabajos de manera conjunta. Al margen de los debates que quedaron pendientes, como por ejemplo, desde dónde nos ubicamos los hombres; si desde los feminismos, desde espacios paralelos, etc. Debates y cuestiones que en mi opinión deberán seguir dándose y si es posible de manera conjunta.

 

8.- Para terminar, cuál es tu valoración de Gizonduz en este camino a favor de la implicación de los hombres por la Igualdad? Sugerencias?

Tengo la suerte de conocer de manera bastante cercana el programa Gizonduz, ya que llevo algunos años impartiendo algunas de las formaciones que se ofrecen de manera presencial y online. El hecho de ser un programa impulsado por una administración pública como es el Gobierno Vasco, lo valoro de manera muy positiva. Sigue siendo de las pocas iniciativas a nivel estatal con estas características, donde la formación sobre múltiples temas vinculados a las masculinidades sea el núcleo del programa.

Creo además, que con el paso del tiempo, se ha ido adecuando a las necesidades. Pero en algunas ocasiones esta adecuación no ha sido muy positiva, ya que ha venido impuesta por cuestiones ajenas al programa, como por ejemplo el presupuestario. La continuidad en el tiempo para que los programas sean más efectivos suele ser un requisito muy importante y Gizonduz ha logrado mantenerse, al margen de los cambios políticos del gobierno, de los recortes, e incluso de las críticas recibidas.

Dicho esto, todo es mejorable, y por supuesto que este programa también tiene cuestiones para mejorar, como por ejemplo algunas formaciones que por el tipo de formato en cuanto al tiempo, quedan insuficientes para que tengan un mayor impacto. Pero como he comentado, la continuidad de los programas, al margen de otros vaivenes, permite que estas cuestiones vayan mejorando. No debemos olvidar que la construcción de sociedades igualitarias, equitativas y justas, son procesos a medio, largo plazo. Y para ello, la implicación de mujeres y hombres mediante herramientas que permitan un mínimo de continuidad son imprescindibles.

Euskadi, bien común