BEIJING +25

 

 

¿QUÉ FUE?

Las Conferencias de Naciones Unidas sobre las Mujeres se iniciaron en el año 1975 con la I Conferencia sobre la Mujer celebrada en Ciudad de México, a la que siguió el Decenio de las Naciones Unidas para la Mujer: Igualdad, Desarrollo y Paz (1975-1985). En la primera conferencia se definió un plan de acción mundial que incluía un amplio conjunto de directrices para el progreso de las mujeres hasta 1985. La segunda conferencia mundial se celebró en Copenhague (1980) y la tercera en Nairobi (1985).

La Conferencia de Beijing fue la IV Conferencia Mundial sobre las Mujeres y se celebró en Beijing en 1995. Allí se dieron cita 185 delegaciones gubernamentales que adoptaron por consenso dos documentos: la Declaración de Beijing y la Plataforma de Acción (PDF).

La Plataforma de Acción constituye el programa más ambicioso sobre derechos humanos fruto de una conferencia de Naciones Unidas en relación con los derechos de las mujeres y las niñas.

Si quieres saber más sobre cómo fue, quiénes se reunieron y qué se acordó, puedes consultar los siguientes materiales:

Participación vasca en la IV Conferencia:

 

¿QUÉ SUPUSO?

Beijing fue, y es a día de hoy, uno de los principales hitos en la lucha por la igualdad de las mujeres. La IV Conferencia supuso un punto de inflexión con respecto a las tres anteriores, centradas sobre todo en adoptar medidas específicas para las mujeres. En Beijing se puso de manifiesto que lograr la igualdad de mujeres y hombres no sólo interesa a las mujeres, sino que es una cuestión fundamental para alcanzar el desarrollo social que interesa a la sociedad en su conjunto.

La conferencia será recordada porque en ella se lanzó un mensaje claro al mundo y a sus gobiernos: “El empoderamiento de las mujeres y su plena participación en condiciones de igualdad en todas las esferas de la sociedad, incluyendo la participación en los procesos de toma de decisiones y el acceso al poder, son fundamentales para el logro de la igualdad, el desarrollo y la paz.”

Después de Beijing, el empoderamiento se ha convertido en una estrategia a incluir en todas las políticas de igualdad, y por ello, la vemos reflejada en los diferentes planes, leyes y proyectos institucionales relacionados con la igualdad de mujeres y hombres de nuestro entorno. 

Y junto el empoderamiento también el gender mainstreaming, la inclusión de la perspectiva de género en todas las políticas y a todos los niveles, se erigió en una estrategia clave para avanzar en la igualdad.

Además, la Conferencia sirvió para consolidar los logros alcanzados en las Conferencias y Cumbres de Naciones Unidas realizadas hasta entonces en materia de derechos humanos, población y desarrollo; y desarrollo Social. Asimismo, se alentó a los hombres a que participen plenamente en todas las acciones encaminadas a garantizar la igualdad de mujeres y hombres, y se hizo un llamamiento a las organizaciones no gubernamentales (ONG) para que no sólo colaborasen, sino que desempeñasen un papel dinamizador de acciones que permitieran alcanzar los objetivos señalados.

 

¿POR QUÉ SIGUE VIGENTE?

Beijing y lo que allí se decidió sigue siendo una referencia en el terreno de la igualdad. Lo es en buena parte, porque aún no se han conseguido los objetivos marcados en aquella conferencia mundial: la desigualdad de mujeres y hombres en el mundo sigue siendo una realidad, a pesar de los grandes avances que se han dado en las últimas décadas.

La Conferencia de Beijing supuso una “hoja de ruta” que Emakunde impulsó en la sociedad vasca y en sus instituciones. Desde entonces, cada decisión estratégica que se ha tomado en el terreno de la igualdad en nuestro país ha ido acorde con los avances de la igualdad en el contexto internacional. Una alineación internacional totalmente necesaria, ya que cuando hablamos de desigualdad, de violencia contra las mujeres, estamos hablando de un problema a nivel mundial, que, si bien se manifiesta en diferentes grados y maneras, tiene el mismo origen, y, por tanto, necesita respuestas similares. 

Más información:

 

Generation Equality Forum / Foro Generación Igualdad es un proyecto diseñado por ONU Mujeres para celebrar el 25 aniversario de la IV Conferencia Mundial de las Mujeres de Beijing y su objetivo principal es que la cadena a favor de la igualdad, en la que Beijing supuso un importante hito, no se rompa.  Que el legado de las mujeres que allí participaron sea recogido por las nuevas generaciones como una manera de garantizar el avance de la igualdad en el futuro. Para ello pretende reunir a las próximas generaciones de activistas por los derechos de las mujeres con aquellas mujeres que tuvieron un papel fundamental en la creación de la Plataforma de Beijing.

El Foro está convocado por ONU Mujeres junto a los Gobiernos de México y Francia y la sociedad civil para posibilitar un diálogo público internacional para la acción urgente y la rendición de cuentas en el ámbito de la igualdad de género, aprovechando el poder del activismo por los derechos de las mujeres, la solidaridad feminista y el liderazgo de la juventud para lograr un cambio transformador.

El encuentro tiene como objetivo establecer una agenda de acciones concretas y acelerar la implementación de los compromisos asumidos en la Conferencia de Beijing. El Foro lanzará y pondrá en marcha Coaliciones la Acción con metas concretas y medibles, y financiamiento para la igualdad de mujeres y hombres.

El primer encuentro del Foro se celebró en Ciudad de México del 29 al 31 de marzo de 2021 y culminará en el encuentro París que tendrá lugar del 30 de junio al 2 de julio 2021.

Más información:

En Euskadi, queremos aprovechar el marco que nos ofrece Generation Equality Forum para dar un paso más como país en nuestro compromiso con la igualdad. Y en este marco internacional, queremos generar algo importante:

Un Pacto social y ciudadano por la igualdad y contra la violencia machista en Euskadi.

La igualdad es un trabajo en equipo. Nadie puede quedarse fuera de este compromiso. Por eso, hacemos un llamamiento a todos los agentes sociales vascos para que den un paso más en su compromiso con la igualdad y para ello vamos a poner a su disposición los instrumentos metodológicos que nos ofrece la iniciativa Generation Equality.

Esta metodología se está testando en Euskadi para adaptarla a su realidad a través de un proceso de trabajo que se está realizando con las asociaciones de la Comisión Consultiva de Emakunde y con representantes del Consejo Vasco de la Juventud. Este proceso de trabajo se basa principalmente en proponer a los distintos agentes un itinerario pautado y basado en los principios de Beijing a través del cual puedan hacer un diagnóstico interno de los avances en igualdad en su ámbito o institución en los últimos 25 años y puedan visualizar los avances a los que se comprometen en el futuro.

 

 


 

ES POSIBLE QUE TE SURJAN ALGUNAS DUDAS A LA HORA DE DECIDIR SI SUMARTE O NO AL PROYECTO. DÉJANOS QUE TE ACLAREMOS ALGUNAS DE ELLAS:

 

¿CUÁNTO TIEMPO PUEDE LLEVAR?

• Entre 1 y 2 meses aproximadamente, aunque dependerá de la intensidad del trabajo y de la dedicación del grupo que lo impulse o lidere en cada organización.

• Lo importante es el proceso que se pone en marcha para llegar a los compromisos, el diálogo que se establece y que las iniciativas que se vayan a poner en marcha sean compartidas.

 

¿QUÉ DEDICACION REQUIERE?

• La dedicación estará ligada al tipo de pacto. El pacto puede hacerse en una organización o entre más de una organización o espacio. El grupo que impulsa el proyecto será quién marque la dedicación al principio, porque es quien asumirá la mayor parte del trabajo.

• A modo de ejemplo, en la experiencia piloto que se está poniendo en marcha entre el EGK y la Comisión Consultiva está previsto que el grupo impulsor se reúna entre 4 y 5 veces.

• Con carácter previo a las reuniones y para que sean eficaces, hay que prepararlas (ver vídeos, leer textos, pensar los temas, etc.). Contaréis con una guía para ello.

 

¿QUIÉNES DE MI ENTIDAD/ CENTRO/ASOCIACIÓN PUEDEN O DEBEN PARTICIPAR?

• Todas las personas que quieran aprender y sumarse a este trabajo. Es importante que el grupo sea lo más diverso posible, porque la diversidad de puntos de vista y experiencias aporta riqueza a la reflexión y al diálogo.

 

¿CÓMO SE PONE EN MARCHA UN DIALOGO ASÍ?

• Todo el itinerario de trabajo estará disponible en Emakunde, junto con los materiales de apoyo. El trabajo estará muy pautado. Lo más importante es decidir cómo se quiere contribuir a lograr este Pacto social y ciudadano por la Igualdad y contra la Violencia Machista y que todas las personas y organizaciones pueden pensar y realizar iniciativas. TODAS.

• El diálogo se iniciará a partir de un grupo de personas (grupo impulsor) de cada organización. Pero, antes de nada, si tu organización tiene interés en participar, regístrala en la web de Emakunde.

 

¿QUÉ SUPONE ADOPTAR UN ENFOQUE INTERSECCIONAL E INTERGENERACIONAL?

Enfoque Interseccional: Tener en cuenta que tienen que participar hombres y mujeres diversas, en particular, mujeres que además de la discriminación que enfrentan por el hecho de ser mujeres, vivan otras discriminaciones por su cultura, procedencia, salud, relación con el empleo, situación económica, discapacidad, violencia machista, etc.

Enfoque Intergeneracional: Tener en cuenta las experiencias, trayectorias, biografías y recorridos vitales diferentes.

 

¿VAMOS A TENER APOYOS?

Sí, de varios tipos:

• Contaremos con la experiencia de diálogo entre el EGK y la Comisión Consultiva, que nos servirá de ejemplo.

• Emakunde pondrá a disposición de las organizaciones que así lo demanden una asistencia técnica que les acompañará, de diferentes formas, durante este trabajo.

• Desde Emakunde se facilitará a las organizaciones tanto el itinerario y la metodología de trabajo, como los materiales de referencia para poder hacer su pacto.

 

¿QUÉ VA A APORTAR?

• Participar en la co-creación de la agenda de Euskadi para el logro de la igualdad.

• La obtención de un reconocimiento para la organización por su compromiso efectivo, «con hechos», con la consecución de la igualdad de mujeres y hombres.

• Una oportunidad para aprender, para interiorizar cómo los cambios en materia de igualdad no son casuales (desmontar el velo de la igualdad) y para poner en valor el diálogo entre personas y organizaciones muy diversas como herramienta para la transformación hacia la igualdad.

• La posibilidad de aportar, en la medida de las posibilidades de cada organización, a un pacto social y ciudadano por la igualdad. Es un pacto «desde abajo», con y desde las organizaciones y la ciudadanía, a partir de un enfoque «glocal».

 

¿PORQUÉ ES IMPORTANTE QUE PARTICIPE SI EL AMBITO DE ACTUACION DE MI ORGANIZACIÓN NO ES LA IGUALDAD?

• Porque la igualdad se construye entre todas las personas y agentes institucionales, económicos y sociales. Aunque tu ámbito de actuación no sea específicamente el de la igualdad, es probable que la (des)igualdad esté presenté en tu organización y tenga impacto en su funcionamiento y en las mujeres y hombres que la integran. Todas las personas y organizaciones pueden y tienen mucho que aportar y cualquier iniciativa es importante, porque contribuye a que ese pacto sea una herramienta para un cambio imprescindible.

 

¿HAY QUE SABER DE IGUALDAD?

• No hay que saber de igualdad de mujeres y hombres, pero sí querer aprender y poner en valor la igualdad como factor clave para el desarrollo humano sostenible. La igualdad contribuye a mejorar las vidas de mujeres y hombres en el mundo.

 

¿HAY QUE TENER UN PLAN DE IGUALDAD? ¿ESTO TIENE QUE VER CON LOS PLANES DE IGUALDAD?

• No es necesario tener un plan de igualdad y este es un proceso diferente que nada tiene que ver con la elaboración de planes de igualdad entre mujeres y hombres que recoge la nueva normativa.

 

¿SE VA A RECONOCER NUESTRA PARTICIPACIÓN? ¿SE VA A MOSTRAR QUE ESTOY PARTICIPANDO EN ESTE PROYECTO?

• Sí, se va a reconocer públicamente, a través de un distintivo, a quienes han participado y han hecho posible este pacto. Este reconocimiento será y se hará público.

 

Os animamos a que os suméis al proyecto. Va a ser una oportunidad para todos los agentes sociales vascos de demostrar su compromiso a favor de la igualdad y generar dinámicas que permitan acelerar el logro de las misma. 

En el terreno de la igualdad queda aún un mundo por transformar, pero debemos apoyarnos en lo conseguido y en lo aprendido en el camino. Solo a través de esta transmisión de generación en generación podremos seguir dando pasos firmes hacia una sociedad igualitaria.

REGÍSTRATE

Euskadi, bien común