Otoño 2011 - Nº 82

Sumario
Artículos

Fecha de publicación: 16/09/2011

La brecha salarial entre mujeres y hombres se amplía en puestos de alta cualificación

La diferencia salarial entre hombres y mujeres en puestos de alta calificación es de un 31,8%, con una diferencia entre ambos sexos de 20.215,8 euros de media, según se desprende del estudio “Trayectorias laborales de las mujeres que ocupan puestos de alta calificación”, realizado por la Secretaría de Estado de Igualdad en colaboración con el Consejo Superior de las Cámaras.

El estudio concreta que en los sectores de agricultura, industria y construcción, así como en las ramas industriales de alta y media-alta tecnología, la brecha salarial entre ambos sexos es superior y puede llegar a alcanzar el 40,8% en el caso de la construcción.

Respecto a la presencia de mujeres en puestos de muy alta calificación, el porcentaje es del 43 por ciento, una cifra que, a juicio de la secretaria de Estado de Igualdad, Laura Seara es “prácticamente equilibrado”, frente al 57 por ciento de los varones. Por el contrario, en el caso de los sectores de agricultura, industria y construcción, la presencia de féminas oscila entre el 16% y el 30%.

El informe analiza una muestra de 32.690 trabajadores y trabajadoras que ocupan puestos de muy alta cualificación, con datos referidos a 2009, y se apoya en la Muestra Continua de Vidas Laborales, una fuente novedosa que permite analizar también aspectos más concretos de las trayectorias profesionales.

En cuanto a los perfiles, los datos confirman que las características de los hombres y mujeres en puestos de alta cualificación son similares: edad entre 35 y 44 años; pertenencia a una familia en la que el cónyuge tiene un empleo remunerado; jornada completa y con un contrato indefinido en una empresa consolidada y de gran tamaño. La principal diferencia reside en la brecha salarial, situada en el 31.8%, nueve puntos por encima de la media nacional que está en un 22%.

El informe también refleja como característica de este sector la alta estabilidad: el 67% de los hombres y el 63% de las mujeres no han abandonado el empleo de alta cualificación desde su acceso a este tipo de puestos de trabajo, pero de nuevo, las diferencias de género son desfavorables a las mujeres porque sus experiencias de empleo son más inestables y discontinuas, con una mayor probabilidad de causar baja, situación que se agudiza en las mujeres de entre 35 y 44 años. En este intervalo de edad se penaliza la maternidad, e incluso, según el informe, la mera posibilidad de tener descendencia afecta a las mujeres.

Euskadi, bien común